Estudio de Guayasamín

 

En mi serie “Influjos” retraté a mis principales y  más notorias influencias en la pintura, reconociendo, analizando y evaluando el peso que cada uno de estos grandes artistas han tenido, tienen y seguirán teniendo sobre mi manera de pintar.

Cuando estaba viviendo en Madrid decidí hacer mi propia versión del Guernica de Picasso; trazar las libres y honestas lineas (Firmas) para re- crearla a mi manera. El resultado me sigue conmoviendo y generó también la necesidad de estudiar y re- versionar las principales obras de estos maestros de la serie “Influjos”.

Ahora se conmemoran los 100 años del nacimiento de Oswaldo Guayasamín; por lo que he decidido hacer mi homenaje y reconocimiento pintando un primer estudio, mi primera version de una de las obras mas icónicas del maestro. De la serie de las manos, el mas grande, el de 122 cm  por 244 cm. Ese cuadro que me paralizaba por largos minutos cada vez que visité la Fundación.  

Se trata de un ejercicio con doble propósito; recordar modelos pero descomponiendo, buscar un desvanecimiento de estos mismos.

EL ESLABÓN VIOLETA
Óleo sobre tela, 110cm por 90 cm.
Viña del Mar, 2019.

Mi homenaje a esta tierra chilena que tuvo un eslabón pintado de Violeta... entre el campo y la ciudad, entre la cultura y el olvido. 

 

Electricidad encarnada en mujer...

El genio original, silvestre flor que vive en cada corazón rebelde...
 

El Eslabón Violeta

A Violeta Parra

Gastón Soublette  (Antofagasta1927)

El buscador del sabio popular anónimo 

Llegué a Chile, el país de mi abuela; el territorio lejano del que ella me contaba historias fantásticas, de la familia, de su despedida … del amor. Recordé  también que un día me hice la promesa de siempre llevar conmigo una ofrenda a donde aterrice. Esta vez llegó a mi oído el nombre de un viejo sabio chileno, de una persona que con su pensamiento, alimentado desde lo ancestral, me recordó que soy tierra y que antes de pertenecer a cualquier país, el ser humano debe pisar bien el césped, sentir la arena, hundirse en el lodo, cruzar la estepa; respirar despierto a cada instante para poder abrir los ojos hacia atrás.

Yo temblaba a cada paso cuando llegué, me reconocí incierto, solitario e indefenso; las palabras de Gastón Soublette fueron realmente conmovedoras y tremendamente oportunas. Me recordó que siempre habrá que reafirmarse en nuestro preciso momento, quizás  uno pueda distraerse en el  mundo y creer que se tiene el control total sobre las aguas; es importante darse cuenta del despiste lo mas pronto posible y volver a lanzarse al incierto abismo de una sonrisa.

Don Gastón me recordó que Viña del Mar huele a niebla fría por la mañana, a Cochayuyo, a sal marina, a palmera y gasolina; que no importa en que lugar de la tierra se respire; uno tendrá que dar la mano al vecino y colaborar para que el entorno inmediato nos resulte digno, cálido y enriquecedor.

Los Monstruos de Velazquez

Óleo de 200 cm por 170 cm, firmado en Madrid el 31 de Diciembre del 2018. Cuadro con el que me despido agradecido de la luz de esta ciudad, de su frío y de la oportunidad para cobijarme; pero sobre todo del aprendizaje recolectado. Me marcho con algunas cosas un poco más claras y la promesa de ser cada vez mejor pintor y persona.

Estudio del Guernica

Técnica mixta sobre tela, 100 cm x 200 cm, año 2018.

Obra seleccionada para el Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura 2018.

 

Del 2 al 18 de Marzo en Casa de Vacas del Parque del Buen Retiro, Madrid.

El Guernica de Picasso tiene tal dureza y vigencia que al mirarlo no se puede evitar sentir el genio de su autor y la violencia que es capaz de generar nuestra raza. 

Es sin duda el cuadro vivo más importante en el planeta hasta esta fecha.

He pintado en mi vida tres versiones de esta obra. La primera en el año de 1995, en plena pubertad y en tonos verdes, ya que la reproducción que tenía en ese momento a mi alcance brillaba en esos tintes. Resultó una copia, para mi mirada actual, muy infantil pero me sirvió para entender que para retomar el Guernica habría que transitar algunas cosas en el camino. 

La segunda vez fue en la pared de mis tíos en Otavalo - Ecuador; era un fragmento de mi vida en el cual empezaba ya a nacer la idea de dedicarme a ser pintor hasta que duela. Estaba tierno como interprete aún e hice una imagen muy fiel al “original” del libro. El resultado no fue muy bueno, un tanto ingenuo, además que no llegué ni de cerca a expresar lo que realmente este mural significa hoy para el mundo.

 

Finalmente en Enero del 2018, en Madrid, cuando ya me había enfrentado al monstruo de cara y a tiempo real, me lancé al reto de interpretar el Guernica nuevamente.

Sin cuadrículas y sin miedo comencé a “firmar” sobre la tela. Mentalizando mis trazos hacia la violencia, la injusticia, el azar, el Fascismo, las formas y las bombas. La intensión principal fue el Miedo y lo vigentes que nos resultan aún los bombardeos. Así, con Carmina Burana en mis auriculares, pinté por casi tres violentos días mi última versión del Guernica.  

La verdad estoy muy satisfecho pero seguro que quizás en unos años esta versión me parezca un tanto ingenua… ojalá !

INTI

Mixta sobre tela, 90 x 90 cm, 2018.

Centro Cultural Casa del Reloj, del 3 al 16 de mayo de 2018

Paseo de la Chopera, Madrid

Madrid… la ciudad que me ha enfriado más que ninguna otra desde que existo. 

Me siento agradecido con esta elegante oportunidad de habitarla y a la vez contento por toda la enseñanza que me llevaré por el Atlántico. 

Al plantearme pintar para el 55 Certamen de San Isidro de tema madrileño, quise retratar la gran plaza que aquí llaman Sol, su entorno arquitectónico, sus calles, etc. Aquí se despiden y reciben los años, es el lugar de encuentro más popular entre los madrileños, es el punto en donde nacen todas las numeraciones para las calles. La puerta del Sol es magnífica en si misma y es mi “rincón” favorito en esta gran ciudad; pero yo la veo desde un foco foráneo, soy un pintor andino retratando el centro de España. Cargo algunos datos que han venido creciendo conmigo desde niño. Así que decidí pintar Sol, desde las alturas, llamándolo INTI y “FULL” dorado.

Earthquake, 2016.

He marcado el inicio de mi despedida del concepto “Patria” y creo saber desde cuando se me vino pudriendo la idea de pertenecer a este espacio específico de planeta.

Hace casi un año la tierra se movió y también se movieron diferentes fuerzas entre nosotros. En el caos se hicieron visibles verdaderos héroes y otra gente que pensó era el momento de ayudar a alguien y en general cada cual hizo lo que su conciencia le pedía.

Pero también aparecieron los miserables, esos que ahora están en todos los parlantes; los que vieron el terremoto como una oportunidad para brillar y llegar a ser los elegidos.

Los que pegaron su Sticker en las frentes de los muertos … los que ahora parecen ciegos.

Siento en lo más profundo de mi corazón que no solo se removieron las piedras del planeta, el terremoto removió la tierra que me mantenía plantado en el macetero.